Publicado el

1953 – YO CONFIESO / MI SECRETO ME CONDENA / MI PECADO ME CONDENA (I CONFESS) (**)

DVD disponible en España. Distribuido por Warner Bros. Blanco y negro. Duración: 91 minutos.

http://www.amazon.es/Confieso-Hitchcock-DVD-Montgomery-Clift/dp/B0053CAFBE/ref=sr_1_1?s=dvd&ie=UTF8&qid=1394556732&sr=1-1&keywords=hitchcock+yo+confieso

Protagonizada por Montgomery Clift (Padre Michael Logan), Anne Baxter (Ruth), Karl Malden (Inspector Larrue), Brian Aherne (Willy) y O.E. Hasse (Otto).

Traducida literalmente en España como Yo confieso, en otros países como Argentina o México utilizan unos títulos más decorados como Mi secreto me condena o Mi pecado me condena.

Traducida literalmente en España como Yo confieso, en otros países como Argentina o México utilizan unos títulos más decorados como Mi secreto me condena o Mi pecado me condena.

Ataviado con una sotana, un hombre asesina a un abogado cuando éste le sorprende robando dinero en su casa. Tras el crimen esconde la sotana ensangrentada en la habitación del Padre Logan, quien lo ha acogido en su parroquia como refugiado, tanto a él como a su esposa. Tras confesarle todo el sacerdote se dirige a la casa de la víctima, llena de policías y curiosos. El secreto de confesión le impide delatar al asesino y tanto oscurantismo termina por convertirlo en sospechoso. A esto hay que unirle una antigua relación con una mujer, ahora casada, involucrada con él y el hombre asesinado.

Sin duda se trata de la película más católica de Hitchcock. No solo la protagoniza un joven sacerdote sino que las alusiones a los simbolismos cristianos son continuas, lo que despertó una cierta polémica en su día. Aunque no hay nada de reprochable en la actitud del religioso, en Irlanda, por ejemplo, la película fue censurada porque mostraba a un sacerdote manteniendo una “relación” con una mujer aunque su idilio fuera anterior a su ordenación. Hablamos lógicamente de otros tiempos. No es de las películas más conocidas de Hitchcock, sin embargo está cargada de momentos brillantes. En la segunda mitad del filme, cuando el Padre Logan camina desorientado por las calles cargando el peso de todo lo que sabe, un magnífico plano desde lo alto de una iglesia muestra a Cristo cargando la cruz mientras al protagonista lo vemos a lo lejos deambulando. El símil no puede ser más contundente. El linchamiento al que se ve sometido cuando termina el juicio no puede estar cargado de más tensión. En contra, la banda sonora, probablemente exagerada.

Como curiosidad señalar El Festival de Cine de Cannes la nominó a la Palma de Oro a la Mejor Película en 1953.

Al comienzo de la película, en el minuto 1.30, Hitchcock cruza una calle en lo alto de una escalera.

Enlace al tráiler en versión original:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s